ENFOQUE-ENERGIA-BH-MED 01-min.png

El mundo está experimentando un cambio de paradigma con una tremenda tendencia hacia el uso del cannabis medicinal. En momentos en que las personas comienzan a aumentar su conciencia acerca de los tratamientos naturales y alternativos y, lejos de los productos farmacéuticos con efectos secundarios, en ocasiones graves, los países están trabajando para aceptar y legalizar esta nueva opción de tratamiento complementario que ofrece el cannabis medicinal.

ENFOQUE 01.png
BOTON HEALTHY.png
BOTON MEDITA.png

ENFOQUE

BOTON ENFOCATE.png
 
BOTON ENERGIA.png

Pérdida de memoria

Con el Alzheimer, el problema es que la enfermedad sigue progresando. Se le han puesto frenos, pero la enfermedad tira hacia delante. El CBD combate la pérdida de memoria.

¿El CBD para qué? Es un excelentísimo, espectacular e incomparable neuroprotector, es un buen antiinflamatorio - no puede competir con la cortisona, eso está claro, pero tampoco es manco -, ayuda al crecimiento óseo en fracturas y osteoporisis.

Funciona en la esquizofrenia y tiene un efecto relajante.

Un estudio, que hicieron los alemanes, sobre el efecto del CBD en el envejecimiento fisiológico del cerebro y que demostraba que el CBD protegía del propio envejecimiento fisiológico cerebral, es decir, aquel que todos sufrimos normalmente por el simple hecho de hacernos viejos, no el que puedan provocar enfermedades como el Alzheimer u otras demencias. El efecto del cannabis sobre las personas afectadas de glaucoma es otro ejemplo de su increíble poder como neuroprotector. [1]

Sin embargo, ¿Cómo podría funcionar el CBD en el TDA/TDAH?

El TDAH se caracteriza por bajos niveles de dopamina. La dopamina es el neurotransmisor que controla las capacidades cognitivas del cerebro como la memoria, los niveles de atención y el estado de ánimo. Las bajas concentraciones de esta sustancia provocan una manifestación de trastorno de atención.

Los investigadores alemanes Häußermann y Wagner concluyeron en un estudio que el cannabidiol favorece la transmisión de los neurotransmisores químicos serotonina y dopamina en el cerebro, lo que podría ayudar a mejorar los procesos cognitivos1. En un estudio con animales se demostró una reducción significativa de la hiperactividad, así como un aumento de la interacción social2. El Índice de Salud del Cannabis (CHI) es un sistema de evaluación basado en pruebas desarrollado por el Dr. U. Blesching que clasifica la eficacia médica de los productos de cannabis en una escala de 0 (ningún efecto terapéutico observable) a 5 (efecto terapéutico significativo y científicamente probado). Aquí el CBD alcanza un valor de 2, es decir, “eficacia posible o probable en el tratamiento de esta condición”3. De acuerdo con esto, el CBD podría ayudar a reducir la falta de concentración en los pacientes con ADHD haciendo que los receptores de adenosina en su cerebro sean más activos, reduciendo así los estados de ansiedad. Podría minimizar las distracciones y la hiperactividad que determinan la vida diaria de los pacientes con TDAH.

Referencias

[1] La biblia del CBD: El cannabis y la revolución del bienestar que nos cambiará la vida.
     Dra. Dani Gordon  Roca Editorial  Publicado: 13 mayo 2021 ISBN:978841855705

  1. Häußermann, Klaus, and Ute Wagner. „Cannabidiol: the rising star among the cannabinoids?.“ Pharmakon 5.2 (2017): 123-128. []

  2. Anand Gurrajan, David A Taylor and Daniel T Malone: „Cannabidiol and clozapine reverse MK-801-induced deficits in social interaction and hyperactivity in Sprague-Dawley rats“ In: „Journal of Psychopharmacology.“ Nr. 26(10), 2012, S. 1317-32. DOI: 1177/0269881112441865 []

  3. Leinow, L. and Birnbaum, J. (2017). CBD: A Patient’s Guide to Medicinal Cannabis. North Atlantic Books. []

  4. Iffland, Kerstin, and Franjo Grotenhermen. „An update on safety and side effects of cannabidiol: a review of clinical data and relevant animal studies.“ Cannabis and cannabinoid research2.1 (2017): 139-154. []

  5. Leinow, L. and Birnbaum, J. (2017). CBD: A Patient’s Guide to Medicinal Cannabis. North Atlantic Books. []

  6. Milz, Eva, and Franjo Grotenhermen. „Successful therapy of treatment resistant adult ADHD with cannabis: experience from a medical practice with 30 patients.“ Abstract book of the Cannabinoid Conference. 2015. []

ENERIGIA 01.png
 

FORTALECIMIENTO SEXUAL Y LA LIBIDO

¿Quién no quiere tener mejores relaciones sexuales? Con independencia de si es sexo masturbatorio, con una pareja (¡o ambos!), el deseo de sexo y relaciones íntimas son un impulso humano básico. No obstante, pese a su gran importancia, debido al ritmo frenético y las tensiones de la vida actual y a lo apretado del horario cotidiano, encontrar tiempo para el sexo y recuperar el ritmo tras haber estado de bajón puede ser peliagudo. Sea cual sea la edad, el género o la orientación sexual, cualquier herramienta que pueda ayudar suele despertar gran interés. En Estados Unidos, donde el cannabis está legalizado para fines terapéuticos o recreativos en muchos estados, según un estudio de la Universidad de Stanford¹ las personas que consumen cannabis tienen el veinte por ciento más de relaciones sexuales que las otras tras hacer los pertinentes ajustes relacionados con aspectos como la edad. Una tercera parte de las mujeres de EE. UU. han tomado cannabis en sus relaciones sexuales, y dicen que las ayuda a tener orgasmos más satisfactorios. En lugares donde el cannabis con THC no es todavía legal sin una receta médica (¡y convencer a tu médico de que te la extienda para mejorar tu vida sexual quizá sería pasarse un poco!), todavía está el CBD, que quizá no sea tan estimulante (o fuerte, para tener más ganas), pero sí es un método muy seguro para tantear la combinación de un producto de cannabis con el efecto de ponerte cachondo. Si hablamos de cannabis y sexo, los dos tienen una larga historia en común. El cannabis se ha consumido desde tiempos inmemoriales tanto para estimular la libido, o el deseo sexual, como para inhibir adrede tal deseo.

Cómo pueden el cannabis y el CBD mejorar las relaciones sexuales  
Los productos de cannabis pueden sentar las bases de un sexo y un juego sensual mejores y más placenteros al contribuir a reducir los «bloqueadores de flujos» que le impiden a uno sentirse atractivo, como la ansiedad, el estrés, la fatiga o el dolor. Asimismo, las variedades adecuadas pueden contribuir a levantar el ánimo. Ade- más, siempre les digo a mis pacientes que el sexo no tiene por qué conllevar coito, ni siquiera otras formas de penetración; por otro lado, incluye toda clase de juegos que pueden ser más agradables para las partes implicadas. Por ejemplo, y par- tiendo de declaraciones de muchas mujeres, si uno de los dos padece dolor pél- vico (que puede afectar tanto a los hombres como a las mujeres), o ella sufre vulvodinia (cualquier contacto, por leve que sea, puede provocar dolor y malestar), los tópicos de cannabis pueden ayudar a que el contacto y el juego sensual sean más satisfactorios. Aunque no hay estudios que respalden esto de forma directa (el cannabis y la función sexual todavía tienen sus limitaciones), ya han empezado las investigaciones, una de las cuales pone de manifiesto que, en un modelo animal, el THC mitiga los síntomas provocados por vulvodinia.² Si una mujer quiere que- darse embarazada, el coito es evidentemente el plato principal del menú sexual, pero fuera de este escenario el cannabis puede ayudarte a ser creativo con el sexo y a empezar a contemplarlo en términos más amplios, lo que puede convulsionarlo todo e intensificar el placer en sí mismo.


La combinación del cannabis con el sexo, sobre todo en determinados momentos del ciclo de la mujer (en torno a la mitad, el tiempo de la ovulación), puede contribuir a aumentar las posibilidades de quedar embarazada. Si esto ya es fácil para ti cualquier día del mes (¡qué suerte!), quizá también sirva para mejorar la calidad de tu orgasmo. Esto se basa en estudios de autoinforme en los que se encuestaba a diversas mujeres sobre el efecto que tenía el cannabis en sus relaciones sexuales tanto en lo relativo a la calidad de la experiencia como a la fuerza del clímax. Todo tiene que ver también con el tipo de cannabis, la dosis y sobre todo la cantidad de THC consumido, pues, si este es excesivo, puede que sea difícil llegar al orgasmo, sobre todo en los hombres.  

Descarta el vino y la Viagra; ¡toma un poco de cannabis!  
Cuando las personas quieren entrar en ambiente y ponerle un poco de chispa a la cosa, la sustancia preferida para los juegos preliminares suele ser el vino o alguna otra bebida alcohólica. De todos modos, esto no le va bien a todo el mundo.

A muchas personas que para ponerse cachondas quieren una alternativa más sana, pueden bastarles incluso los cócteles de CBD sin alcohol seguidos de un masaje con aceite de CBD en las partes íntimas. Los productos de cannabis para la salud sexual tienen el potencial de ser la nueva Viagra; de hecho, algunos de los mismos investigadores que crearon el fármaco ahora están trabajando con cannabinoides que mejoren el desempeño sexual. Muchos hombres que en otro tiempo utilizaron la Viagra como ayuda sexual aluden ahora que prefieren la experiencia de consumir cannabis, debido a los efectos más sutiles (en dosis bajas) y a la intensificación de las sensaciones, así como a una mayor conexión con la pareja, algo que no conseguían con la Viagra ni fármacos similares.  Cómo el sistema cannabinoide forma parte del gran momento «O» (orgasmo) Según diversos estudios, inmediatamente después del orgasmo liberamos una explosión de endocannabinoides naturales.³ Esto acaso explique parte del periodo de «brillo posterior al orgasmo [O]» experimentado tanto por los hombres como por las mujeres. La función sana del sistema endocannabinoide (así como el con- sumo de cannabinoides vegetales) puede ayudar también al sistema nervioso a salir del modo «lucha o huida» (simpático) y meterlo en el modo «descansa y digiere» (parasimpático). Esto es así porque los cannabinoides actúan en la amígdala y el hipotálamo, dos de las áreas cerebrales implicadas en la función sexual y en la conducta sexual. La activación de los receptores CB1 también puede retrasar el momento del orgasmo (algo que el THC es capaz de hacer también). Esto puede ser útil si el individuo sufre eyaculación precoz, pero, si no, un exceso de THC quizá demore el orgasmo demasiado.⁴ De nuevo, esto tiene que ver con encontrar el punto óptimo personalizado de cannabis y sexo, exclusivo de ti.

1. Sun, A. J. & Eisenberg, M. L. (2017), «Association Between Marijuana Use and Sexual Frequency in the United States: A Population-Based Study», J Sex Med., 14(11), 1342-7.
2. Boo, B., Kamath, R., Arriaga-Gómez, E. et al. (2019), «Tetrahydrocannabinol Reduces Hapten-Driven Mast Cell Accumulation and Persistent Tactile Sensi- tivity in Mouse Model of Allergen-Provoked Localized Vulvodynia», Int J Mol Sci., 20(9), 2163.
3. Fuss, J., Bindila, L., Wiedermann, K., Auer, M. K., Briken, P. & Bierdemann, S. V. (2017), «Masturbation to Orgasm Stimulates the Release of the Endocan- nabonoid-2-Ara-chinoyl-gli-cerol in Humans», J Sex Med., 14(11), 1372-9.
4. Smith, A. M., Ferris, J. A., Simpson, J. M., Shelley, J. Pitts, M. K. & Richters, J. (2010), «Cannabis use and sexual health», J Sex Med., 7(2 Pt1), 787-93.

BE HEALTHY 01.png
 

BE HEALTHY

El dolor crónico afecta a la mitad de la población en el mundo.


El dolor crónico se define como un dolor persistente que se mantiene más de tres meses y está relacionado sobre todo con afecciones como la lumbalgia o la artritis. No obstante, el dolor puede tener cualquier origen, en cualquier parte del cuerpo. También puede empezar tras una intervención quirúrgica o una lesión, en que el dolor agudo del episodio inicial no acaba de desaparecer. Ciertos tipos de dolor crónico también pueden empezar de forma inesperada, sin que haya ninguna lesión traumática: sobre todo los del cuello y la espalda relacionados con el estrés y la tensión, tan comunes en nuestra sedentaria cultura. El dolor crónico es un grave problema de calidad de vida que en Estados Unidos afecta a más de cien millones de personas cada año, más que el cáncer, la diabetes y las enfermedades cardíacas en conjunto. En Norteamérica, es la causa más habitual de discapacidad.²


Aunque puede afectar a cualquier grupo de edad, cuanto más mayores somos, más probable es que lo padezcamos. Los baby boomers ahora ya son personas mayores, y el dolor crónico es uno de los problemas más graves que han de afrontar. Esta generación no quiere acabar impedida por el dolor, como les pasó a sus padres, ni depender de analgésicos fuertes que
provocan un sinfín de efectos adversos.


La gran mayoría de adultos quiere cambiar la historia del envejecimiento, y no sufrir dolor es un factor muy importante para seguir estando activo y sano bien entrado en la vejez. La revolución del CBD y el cannabis para la salud es parte de la solución al dolor crónico y al envejecimiento sin los tremendos efectos secundarios de los opioides y otros analgésicos con receta.
Se han publicado múltiples artículos según los cuales el cannabis puede aliviar el dolor crónico y reducir el consumo de opioides. En el informe de 2017 de las Academias Nacionales de Estados Unidos, el dolor es uno de los problemas médicos con más pruebas de investigación favorables al uso del cannabis terapéutico. Es también una de las causas más habituales por las que la gente toma productos de CBD de cáñamo para el bienestar.  

El dolor está también en el cerebro  


El dolor crónico en todas sus formas, magnitudes y variedades es lo que más suele empujar a la gente a tomar medicamentos de CBD y cannabis mediante la compra de productos de CBD para el bienestar.


Sin una gestión adecuada, el dolor crónico puede desbaratar los medios de vida, las aficiones, los niveles de energía y el sueño, y tensionar e incluso romper las relaciones. Es muy difícil mostrar tu mejor yo cuando el cerebro y el cuerpo están utilizando casi toda su banda ancha para hacer frente al dolor constante. El dolor crónico también está ligado a problemas de salud mental como la ansiedad y la depresión. En algunos casos, puede provocar tales problemas o, si ya existían, agravarlos. La cuestión es que, en la mayoría de las formas de dolor que se vuelven crónicas, el dolor ya no está confinado en una parte concreta del cuerpo, sino que ha terminado instalado en el cerebro y el sistema nervioso. El dolor crónico crea una carga constante de estrés que absorbe recursos y energía tanto física como mental, de modo que al sistema nervioso le cuesta regresar a un estado de reposo. Es importante tratar el dolor crónico de manera efectiva, aunque no puedas curar la causa original, es una de las cosas más importantes y decisivas que cabe hacer para mejorar radicalmente la calidad de vida de una persona. El planteamiento médico occidental tradicional del dolor «enfoque del mazo». Contamos con analgésicos como los antiinflamatorios, que pueden ser de ayuda si el dolor es agudo y existe inflamación. Sin embargo, en el dolor crónico suelen ser poco efectivos y provocan efectos secundarios gastrointestinales. Y tenemos opioides como la morfina, que puede reducir ligera mente el dolor, aunque su principal función es convencer al cerebro de que no se preocupe demasiado de ello. Este efecto de ignorar el dolor es bueno para el dolor grave a corto plazo, pero con el tiempo los opioides generan adicción y dejan de ser efectivos. Asimismo, pueden crear más problemas, como la apatía general y el estado anímico bajo, aparte de estreñimiento grave y problemas intestinales. La excesiva prescripción (generalmente bienintencionada) de opioides como la morfina y el fentanilo para las lumbalgias crónicas y otras afecciones dolorosas han contribuido a una epidemia de opioides. Pero al menos quita el dolor, ¿no? Por desgracia, no: se ha demostrado que los opioides presentan malos resultados con el dolor crónico, por no hablar de los tremendos efectos secundarios e incluso muertes. Lo que pasa es que, hasta la aparición del cannabis, los opioides eran la única opción para las personas con dolor agudo. Existe también la posibilidad de cirugía, que suele probarse con el dolor de espalda o rodilla, pero por desgracia muchas de estas intervenciones no mejoraban el dolor a largo plazo: a veces incluso lo aumentan o crean nuevos tipos de dolor postoperatorios.


Aunque todos estos planteamientos tienen su sentido y funcionan bien con el dolor agudo o el que se puede arreglar fácilmente con cirugía, la mayoría de las afecciones de dolor crónico no son tan fáciles de resolver, precisamente porque el dolor crónico es algo complicado. Hay áreas cerebrales concretas encargadas de procesar el dolor, así como zonas y redes del cerebro que pueden acabar programadas para, o bien empeorarlo (redes cerebrales potenciadoras del dolor), o bien reducirlo (redes cerebrales reductoras del dolor). En los individuos que sufren dolor crónico, quizás hayan aumentado los circuitos que lo intensifican. Aparte de esas áreas, asimismo en el dolor crónico están implicadas otras partes del cerebro. Son las zonas que se ocupan del miedo, la ansiedad, el estado de ánimo, el aprendizaje y la emoción. Así pues, vemos que el escenario es algo más que «un dolor en la rodilla». En lo concerniente al dolor crónico, la medicina integrativa analiza la imagen holística de la experiencia dolorosa y cómo podemos cambiar el dolor cerebral además del dolor crónico.


Los cannabinoides vegetales son una herramienta muy útil para esto.  El sistema endocannabinoide, el cannabis y el CBD para el dolor  El cannabis es el medicamento más práctico que jamás he utilizado para el dolor crónico. Como parte de un enfoque integrativo, se ha observado que transformaba la vida de miles de personas. La explicación de que funcione tan bien es que nuestro sistema endocannabinoide está estrechamente implicado en la regulación de las redes cerebrales del dolor, así como el dolor en nervios de todo el cuerpo, inclusive el dolor corporal localizado en articulaciones y tejidos. La toma de cannabinoides vegetales interrumpe los mensajes de dolor mediante una multitud de diferentes sustancias químicas y mensajeros cerebrales en ambos tipos de receptores cannabinoides (CB1 Y CB2).³ Tanto el THC como el CBD, amén de otros terpenos y cannabinoides menores, participan en la acción de combate contra el dolor.⁴


Los receptores cannabinoides están por todas partes: los observamos en el cerebro, la médula espinal⁵ y la mayoría de los tejidos corporales, las células nerviosas, las células inmunitarias y los principales órganos.⁶ Este amplio alcance ayuda a explicar por qué el cannabis es efectivo en las distintas clases de dolor crónico, algo que no hace ningún otro analgésico conocido. Se ha demostrado que surte efecto en:  


•Dolor neuropático (nervioso): donde el dolor está en el propio nervio, como tras una lesión directa en un nervio o debido a un proceso como la diabetes (neuropatía diabética).
•Dolor somático (corporal): de un sistema muscular o esquelético/ tejido blanco o articulación (como la artritis o el dolor muscular).
•Dolor psicogénico: donde hay un componente de red de estrés cerebral además de un componente físico, como en las cefaleas tensionales, en las que las vías cerebrales del estrés, la ansiedad y el miedo agravan la tensión muscular y los espasmos en un círculo vicioso de intensificación de los dolores de cabeza.
•Dolor con sensibilización central: donde las redes del dolor cerebral llegan a ser tan sensibles que incluso las cosas no dolorosas comienzan a ser registradas como dolor, por ejemplo, en el síndrome del dolor regional complejo y otros trastornos crónicos en que el dolor no guarda proporción con la lesión original («dolor cerebral incrementado», como me gusta llamarlo).  

Los cannabinoides vegetales pueden cambiar no solo la manera en que el cerebro procesa el dolor, sino también nuestras reacciones emocionales y conduc-tuales ante este.⁷ Cuando las áreas cerebrales de la emoción y el estado de ánimo se implican en la respuesta al dolor, esto se conoce como el «sufrimiento de la experiencia del dolor crónico.

Es una parte muy real del dolor crónico, y para contrarrestarlo no sirve «solo pensar en positivo.

Como, a diferencia de otros analgésicos que se utilizan en la medicina occidental, el cannabis funciona en ambos elementos del dolor, constituye una herramienta muy útil. El ejercicio físico también activa los efectos analgésicos (alivio del dolor) del sistema endocannabinoide,⁸ una de las razones por las que permanecer activo es tan importante si sufres dolor crónico. No obstante, antes de empezar con el cannabis, la mayoría de los pacientes sienten tanto dolor y se hallan en tan mal estado físico (fuera de forma) que no tienen ganas o no son capaces de hacer ejercicio como es debido. Esta situación conduce a un círculo vicioso de ausencia de ejercicio que provoca más aumento de peso y debilidad, lo cual a su vez contribuye a niveles bajos de energía y estado de ánimo. El cannabis ayuda a romper este ciclo.

2. https://nccih.nih.gov/about/strategic-plans/2016/ symp-toms-tter-lea-ding-cau-of-disabilitylity
3. Woodhams, S. G., Sagar, D. R., Burston, J. J. & Chapman, V. (2015), «The role of the endocannabinoid system in pain», Handb Exp Pharmacol, 227, 119-43.
4. Fine, P. G. & Rosenfeld, M. J. (2013), «The endocannabinoid system, canna- binoids, and pain», Rambam Maimonides Med J., 4(4), e0022.
5. Palazzo, E., de Novellis, V., Petrosino, S. et al. (2006), «Neuropathic pain and
the endocannabinoid system in the dorsal raphe: pharmacological treatment and interactions with the serotonergic system», Eur J Neurosci, 24(7), 2011-20.
6. Burston, J. J. & Woodhams, S. G. (2014), «Endocannabinoid system and pain: an introduction», Proc Nutr Soc., 73(1), 106-17.
7. Barrie, N. & Manolios, N. (2017), «The endocannabinoid system in pain and inflammation: its relevance to rheumatic disease», Eur J Rheumatol., 4(3), 210- 18.
8. Sparling, P. B., Giuffrida, A., Piomelli, D., Rosskopf, L. & Dietrich, A. (2003), «Exercise activates the endocannabinoid system», Neuroreport, 14(17), 2209- 11.

MEDITA 01.png

MEDITA

 

CBD a primera hora de la mañana sumado a una dieta estricta y saludable, las horas de sueño necesarias, y rutinas de ejercicios y mantienen en alto su nivel de funcionamiento en el día; es un método de lo más práctico para activarse.


Esto ha permitido a algunos llegar al trabajo puntualmente y reducir de forma espectacular sus días de baja médica.


Ayuda a no estar alterado, estar en estado normal factor importante en la gestión de estados de ánimo.


Sugerencias de suplementos con estrategias mente-cuerpo:


•    Toma 10 mg de CBD a primera hora de la mañana, al mediodía / primera hora de la tarde (12 h -14 h) y a la hora de cenar, es decir, un total de 30 mg/día.
•    Compasión o meditación del amor benevolente. Este tipo de meditación despierta el lóbulo frontal izquierdo, que en la depresión está indolente o abatido. En Internet se pueden encontrar muchas versiones guiadas.
•    Veinte minutos de ejercicios de cardio la mayoría de los días de la semana. Está demostrado que esto aumenta los niveles de serotonina, potencia las endorfinas y los endocannabinoides naturales, y además incrementa el FNDC (factor neurotrófico derivado del cerebro) y disminuye el nivel de cortisol, principal hormona del estrés.
•    Suplemento de ácidos grasos omega-3 derivados de pescado. La depresión tiene un componente inflamatorio, y con el tiempo el ácido graso EPA (ácido icosapentaenoico) del pescado puede ayudar en dosis comprendidas entre 1 y 4 g/día.
•    Zinc. Se puede probar junto con terapias naturales o también añadir a un fármaco SSRI para que funcione mejor en dosis más bajas. 20-30 mg/día.
•    Vitaminas B y ácido fólico. Hacen falta para ayudar a fabricar neurotransmisores sanos del estado de ánimo; por otro lado, en los adultos deprimidos es habitual la falta de vitamina B12 y otras deficiencias de vitamina B, así como deficiencias de folatos. Dosis: complejo B 100 - 100 -día; ácido fólico 1 mg/día en un suplemento.
•    Vitamina D. 10.000 IU/semana pueden beneficiar al estado de ánimo, sobre todo porque los niveles muy bajos o bajos de vitamina D pueden provocar depresión.