ACEITE DE CBD 02.jpg

Contraindicaciones

¿EL CBD TIENE EFECTOS SECUNDARIOS?

Cuando comenzó la llamada "Ola del CBD" hace solo algunos años, se crearon muchos mitos alrededor de este cannabinoide, uno de los más extendidos es que el CBD no provoca ningún efecto secundario y que es una sustancia inocua. Si bien es cierto que en comparación con otros medicamentos los efectos secundarios del CBD son muchísimo más leves, sí que existen y hay que tenerlos en cuenta antes de comenzar cualquier tratamiento y, por supuesto, hacerlo siempre bajo supervisión médica.

Seguridad y toxicología

El CBD ha demostrado ser una sustancia que nuestro organismo tolera bien con efectos secundarios leves, sobretodo si los comparamos con otros medicamentos indicados para tratar enfermedades como la epilepsia. Esta es la gran ventaja de este cannabinoide frente a algunos fármacos y lo que ha impulsado a la comunidad científica y médica a estudiar más sobre sus aplicaciones en el ámbito medicinal.

¿Cuáles son los efectos secundarios del CBD?

Estudios con humanos

Existen algunos estudios que han comprobado la efectividad, seguridad y efectos secundarios del CBD en el tratamiento de enfermedades como la epilepsia y la psicosis. En general, los resultados de dichos estudios apuntan que el CBD es seguro para los humanos, sus efectos secundarios son leves y pueden incluir:

  • Cansancio

  • Diarrea

  • Cambios en el apetito y/o el peso

 

Sin embargo dichos estudios también remarcan que hay que investigar más sobre la interacción del CBD en nuestro organismo ya que por ejemplo quedan algunos parámetros por estudiar como el efecto de este cannabinoide sobre algunas hormonas. También se hace incapié sobre la necesidad de hacer investigaciones con participantes que hayan consumido CBD de forma prolongada o crónica para comprobar sus efectos a largo plazo.

Efectos a nivel endocrino: algunos estudios apuntan que el CBD puede elevar los niveles de las transaminasas en el hígado. Se deduce, por tanto, que podría causar daños en este órgano a largo plazo. Sin embargo, para confirmarlo sería necesario hacer estudios en pacientes que hayan consumido este cannabinoide de forma crónica y en grandes dosis. En un tercio de los casos observados en el estudio los niveles de transaminasas en el hígado se elevaron durante los primeros dos meses de tratamiento con CBD y se reequilibraron en los meses siguientes al tratamiento, sin necesidad de disminuir la dosis de CBD administrada.

También se observó que este incremento se producía mayoritariamente en pacientes que tomaban cannabidiol en conjunto con otros medicamentos como el ácido valproico. La dosis de CBD administrada es un factor crucial en el incremento de las transaminasas, pues en dicho estudio se elevaron los niveles de estas enzimas en el 17% de los pacientes que consumían 20mg/kg/diario, mientras que solo el 1% de los pacientes que tomaban 10mg/kg/diarios sufrió este incremento.

Somnolencia y efecto sedante: algunos estudios apuntan que dosis altas de cannabidiol pueden producir sensación de somnolencia e incluso cansancio.